lunes, 6 de marzo de 2017

De machistas y machos

Programa de la Sexta “El Objetivo” de ayer domingo. Mesa de diálogo entre mujeres políticas acerca del feminismo. Mónica Oltra: “Lo que hay que hacer es deconstruir al macho para que surja el hombre”. Todo el mundo de acuerdo, ovación y vuelta al ruedo, cierre de emisión, qué listas somos.

Dejando de lado la referencia postmoderna a la deconstrucción (algo que se empieza a poner de moda en España cuando el resto del mundo hace tiempo que le vio las orejas a esa tontería tan falsamente desveladora de la realidad como cutremente subjetiva) se observa en la frase un sesgo machista, a saber, el entender la palabra “macho” en su visión genérica de “violento, bruto, estulto” (su correlato “hembra”, dentro de la misma visión machista,  se relacionaría con el sexo pasivo y la sumisión), reafirmando así las esclavizantes categorías de género que el feminismo del ídem pretende demoler.

Porque el macho, señoras, no es machista. Macho y hembra nos remiten a las categorías más animales de nuestro ser. Sin más. Ser macho no significa que te consideres superior a las mujeres, sino “animal de sexo masculino”. ¿Esto es lo que quieren deconstruir? ¿Nuestra animalidad? Pues lo llevan crudo. Dejen tranquilas nuestras esencias, por favor, mientras no hagan daño a nadie.

Lo que ha querido usted expresar con “macho” supongo que es “machista”, la parte brutícola que algunos (y algunas) arrastran todavía, pero hay que tener más cuidado con las palabras, que como usted misma dijo en el susodicho programa, las políticas deben dar ejemplo. Aunque la frase no le habría quedado tan redonda. Y donde esté el marketing que se quite la realidad, viva lo posmoderno y la mentirosa posverdad. .

Y muchas gracias por querer sacar el hombre que hay en mí, pero por favor no me deconstruya al macho porque me aterra la idea de despertarme cualquier día con el pene en el ombligo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada