miércoles, 8 de marzo de 2017

Día Internacional de la Mujer

¡Enhorabuena, mujeres! En los países más avanzados ya habéis conseguido la igualdad y no pocas medidas de discriminación positiva. El feminismo debe permanecer vigilante para que estos logros se mantengan (excepto las discriminaciones positivas que, por definición, deberían tener caducidad) y se concreten en la realidad cotidiana, porque el machismo aun flota en el ambiente cual ventosidad mefítica que conviene aventar.

¡Lo siento por vosotras, mujeres del resto del mundo! El feminismo de género, respetuoso e intercultural, ha decidido que vuestros problemas “culturales” los debéis resolver vosotras mismas. Ellas bastante tienen con denunciar… no el pestilente machismo residual de sus privilegiados países, no, sino el omnipotente género “cultural” que hace que los hombres sean, por definición, machistas, y las mujeres, por definición ampliada, víctimas. Les lleva mucho tiempo intentar convencer (contra toda evidencia) al resto de que el machismo constituye el fundamento básico de una sociedad podrida… y no tienen tiempo para vosotras. Comprendedlo, es normal, a la gente sencilla nos cuesta comulgar con ruedas de molino. Cuando nos hayan convencido a todos quizá se ocupen de las ablaciones, violaciones masivas, asesinatos de adúlteras y muchísimas otras lindezas VERDADERAMENTE machistas que se cometen en tantas partes del mundo.

Por si no me he explicado bien, repetiré que mientras no desaparezca del todo el machismo, el feminismo (de la igualdad, por supuesto, que el feminismo de género tiene de feminista lo que Stalin de socialista) todavía es necesario en las sociedades avanzadas. Lo que echo en falta es una mayor sororidad... internacional. Sin ánimo de ofender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada